Número: 8
Título: HORARIO VESPERTINO PARA FUNCIONARIOS - REGLAMENTACIÓN - DEROGACIÓN DE ACORDADAS 13/12/94 Y 23/02/95
Fecha: 24/06/1996

En la Ciudad de San Salvador de Jujuy, capital de la provincia de Jujuy, República Argentina, a los veinticuatro días del mes de junio de mil novecientos noventa y seis, reunidos en la sala de Acuerdos del Superior Tribunal de Justicia, los sres. Jueces Titulares, Dres. Oscar Agustín Galíndez, Sergio Eduardo Valdecantos, Héctor Fernando Arnedo, Raúl Octavio Noceti, Héctor Eduardo Tizón y el Sr. Fiscal General Dr. José Manuel Del Campo, en Acuerdo Plenario, presididos por el primeramente nombrado,

CONSIDERARON:

Que el día 10 de mayo próximo pasado este Superior Tribunal de Justicia dispuso se controlara el cumplimiento del horario vespertino por parte de los funcionarios obligados a observarlo, desde que se tenía noticias ciertas que esto no ocurría con regularidad y en conformidad con las normas establecidas en el Reglamento para el Personal del Poder Judicial, de aplicación a esos funcionarios como está previsto en su art. 1º. A tal efecto, se tuvieron a la vista las planillas para el registro de asistencia, con intervención de la Secretaría de Superintendencia se efectuaron constataciones en los lugares de trabajo y, luego, también se tuvo presente la planilla de registro de entradas y salidas al edificio de Tribunales que, por instrucciones de este Superior Tribunal, lleva la guardia instalada en el lugar de acceso.

Que, como resultado de esas indagaciones, Secretaría de Superintendencia rindió el informe que obra a fs. 86 de estas actuaciones, del que resulta que un grupo de funcionarios, habiéndose presentado a trabajar hizo luego abandono de sus funciones y que el otro grupo, no concurrió a prestar servicios el día indicado.

Que en el art. 23 del Reglamento arriba citado, está dispuesta la prohibición de ausentarse de los lugares de trabajo, dentro del horario de labor, sin contar con la debida autorización, la que sólo podrá otorgarse por razones de servicio o por justificados e ineludibles motivos y por el lapso que se estime prudente, autorización esa que, como se establece en el art. 24, debe ser otorgada por escrito por el titular del juzgado o dependencia de que se trate, quién deberá elevarla de inmediato a Secretaría de Superintendencia.

Que en el caso, en cuanto al grupo de funcionarios que hizo abandono de sus tareas, de lo actuado y de las constancias obrantes en las planillas de asistencia, como así también del informe que rinde la Secretaría de Superintendencia, surge que los funcionarios que hicieron abandono de sus tareas, no observaron el procedimiento establecido en los arts. 23 y 24 del citado Reglamento.

Que en orden a los funcionarios que no concurrieron a trabajar en el horario vespertino de ese día 10 de mayo, según se desprende de las actuaciones arriba mencionadas, ninguno de ellos ha justificado como corresponde esas inasistencias, violando, entonces, las disposiciones de los arts. 29, 38 y 51 del mismo Reglamento.

Que a raíz de esas actuaciones practicadas el día viernes 10 de mayo, a este Superior Tribunal le ha sido dable comprobar, con las planillas de registro de asistencia y las que se llevan por la guardia policial según instrucciones precisas que se le impartieran, que la situación apuntada en cuanto al día indicado no es circunstancial, sino que, en verdad, constituye una práctica constante por parte de numerosos funcionarios que, necesariamente, obliga a revisar las medidas de control y adoptar otras mas rígidas tendientes a suprimir esas malas prácticas y deslindar las responsabilidades de su comisión y represión por parte de los magistrados y funcionarios superiores llamados a velar, en primer lugar, para que las normas involucradas en asuntos de esta naturaleza sean cumplidas estrictamente. Además es necesario establecer las penalidades que habrán de sufrir quienes persisten en esas conductas desaprensivas absolutamente incompatibles con las obligaciones propias del cargo que desempeñan que, en el ámbito del Poder Judicial, deben respetarse ineludiblemente.

Que esas medidas de control no sólo deben circunscribirse al cumplimiento del horario vespertino sino que deben extenderse al horario de trabajo de la mañana porque así lo aconsejan las circunstancias apuntadas ya que es dable presumir que quienes asumen esa conducta impropia de los deberes a su cargo, también lo hacen en cualquier otra oportunidad que pueda presentársele.

Que este Superior Tribunal lamenta tener que llegar a este extremo en el control de la asistencia de sus funcionarios, a lo que se ve obligado por la conducta de algunos, no tan pocos, que lamentablemente han defraudado la confianza que gozaran y que naturalmente deviene de las muy delicadas obligaciones que no supieron asumir con la responsabilidad que corresponde.

Que sólo por esta vez los funcionarios que han faltado a sus obligaciones el indicado día 10 de mayo en horas de la tarde y aquellos otros que también lo hicieron en distintos momentos, no serán sancionados. Pero, desde esta resolución en más, este Superior Tribunal de Justicia será inflexible en el cumplimiento de todas las normas vinculadas a la asistencia de sus funcionarios y a su permanencia continua en el lugar de trabajo, como así también en cuanto al deber que tienen los magistrados y funcionarios superiores de cuidar que ello efectivamente sea así.

Por ello, el Superior Tribunal de Justicia,

RESUELVE:

1º.- Deróganse las acordadas dictadas el 13 de diciembre de 1.994 y 23 de febrero de 1.995, por las que se dispuso establecer el horario vespertino para los secretarios y funcionarios del Poder Judicial, como así también sus normas de ejecución.-

2º.- Reiterar que la dedicación exclusiva es inherente a la función judicial que cumplen los señores secretarios, prosecretarios, peritos, contadores, médicos con dedicación exclusiva, jefes y subjefes de departamentos o divisiones y todos aquellos funcionarios que hayan sido reconocidos como tales en la Ley Orgánica del Poder Judicial y en la Ley de Presupuesto de la Provincia, principio aquel de observancia obligatoria que, consecuentemente les impide desarrollar cualquier otra clase de tareas, profesión u oficio, dentro del horario de prestación de servicios y aún cumplido el mismo, en todo lo que se vincule directa o indirectamente con las funciones propias de este Poder.

3º.- Disponer que todos los funcionarios comprendidos en esta resolución deberán cumplir con el horario vespertino de trabajo, que por este acto se establece, todos los días hábiles durante tres horas continuas, entre las quince y las veintiún horas, sin tolerancia de ninguna naturaleza.

Este horario sólo podrá ser modificado transitoriamente o permanentemente, en casos excepcionales, por decisión exclusiva de este Superior Tribunal de Justicia, reunido en acuerdo plenario, cuando la solicitud esté debidamente justificada y cuente con opinión favorable del magistrado o funcionarios superior inmediato al peticionante o, en su caso, de quién decida este Superior Tribunal y, además, haya sido escuchado el señor Fiscal General.-

Los funcionarios obligados a observar el horario vespertino deberán manifestar de inmediato, en la Secretaría de Superintendencia, durante que lapso cumplirán ese horario entre las quince y las veintiún horas, mediante nota que deberá contar con la conformidad del superior jerárquico y cuya aceptación definitiva queda reservada a la resolución de este Superior Tribunal. Del mismo modo deberá procederse cada vez que se solicite alguna modificación para el cumplimiento del horario vespertino, siempre entre las quince y veintiún horas.

Cuando el funcionario no tuviere tarea alguna que cumplir en el horario vespertino, por la causa que sea, esto será comunicado de inmediato por su superior jerárquico a la Secretaría de Superintendencia, debiendo este tribunal decidir en definitiva, las nuevas tareas que deberá desempeñar ese funcionario, en acuerdo plenario y previo dictamen del señor Fiscal General.-

4º.- Los funcionarios comprendidos en esta acordada deberán registrar su ingreso y egreso, también, en cada jornada de trabajo, a cuyo efecto se habilitarán las correspondientes planillas para que cada uno de los involucrados, asiente de su puño y letra, la hora de entrada y de salida de su trabajo vespertino y estampe luego su firma.

Estas planillas de asistencia deberán encontrarse en el despacho de la Secretaría de Superintendencia o de la Jefatura de Personal, cuando se cumplan funciones en el edificio de Tribunales: de cualquiera de los secretarios del Tribunal de Familia, como lo designe su Presidente, en el edificio donde funciona el mismo juntamente con el Juzgado de Menores; y del Secretario de Superintendencia o de los secretarios del Tribunales colegiados que el mismo designe, cuando se trate del centro Judicial de San Pedro de Jujuy.-

Sin perjuicio de todo lo establecido, la guardia policial instalada en el edificio de Tribunales, en el edificio donde funciona el Tribunal de Familia y en los edificios correspondientes al Centro Judicial de San Pedro de Jujuy, registrarán en una planilla especial el ingreso y egreso de los funcionarios comprendidos en esta resolución, como así también cada vez que interrumpan el horario de prestación de sus servicios abandonando el recinto de trabajo. Esas planillas se confeccionarán, distribuirán y recolectarán por la Secretaría de Superintendencia.

5º.- Durante el horario vespertino de tres horas, los funcionarios que tengan la obligación de observarlo en ningún momento podrán hacer abandono de sus tareas, incluso antes de concluir esa jornada.

Cuando por circunstancias excepcionales lo establecido no fuera posible, en todos los casos, para hacer abandono del trabajo, previamente se deberá contar con la conformidad de cualquiera de los jueces de este Superior Tribunal o del Fiscal General, quienes decidirán las condiciones en que se otorgará el permiso para interrumpir la prestación de servicios. En caso de ausencia de los Jueces de este Tribunal y del Fiscal General, deberá actuar la Secretaría de Superintendencia o la Jefa de Personal.

6º.- Cuando los funcionarios no pudieran observar el horario vespertino por cualquiera de las causas previstas en el reglamento (Capítulo Octavo), deberán efectuar las comunicaciones del caso con la anticipación debida, para luego justificar las inasistencias –en los casos que deba hacerse- como está previsto en ese Reglamento. Las licencias y justificaciones posteriores, se dispondrán por este Superior Tribunal reunido en acuerdo plenario, oído el señor Fiscal General y previa solicitud por escrito conformada por el superior inmediato del funcionario involucrado. En los casos de extrema urgencia actuarán cualquiera de los jueces de este Superior Tribunal o el Fiscal General.

7º.- Todos los magistrados y funcionarios del ministerio público, sin excepción alguna, tienen la obligación ineludible de controlar en forma permanente el cumplimiento del horario vespertino por aquellos funcionarios comprendidos en esta acordada, a cuyo efecto tendrán acceso permanente a las planillas de registro de asistencia, como así también a las que deberán llevarse por la guardia policial y están obligados a dar cuenta de cualquier irregularidad a este Superior Tribunal por intermedio de la Secretaría de Superintendencia.-

El incumplimiento de lo dispuesto se considerará falta grave, y comprobada que sea la irregularidad, este Superior Tribunal aplicará la sanción que estime procedente según sean las circunstancias del caso.-

8º.- Por lo menos una vez cada quince días la Secretaría de Superintendencia efectuará un minucioso control del cumplimiento del horario vespertino dando cuenta de todas las faltas que se hubieran cometido, durante ese lapso de quince días, a este Superior Tribunal.-

Cada falta dará lugar al descuento de la mitad de la remuneración diaria del funcionario que la haya cometido y la sanción correspondiente al superior jerárquico que la haya consentido u omitido sancionar.-

Fuera de ello, en caso de reiteración de faltas, este Superior Tribunal podrá aplicar las sanciones que estime conveniente, según sea la frecuencia de la reiteración y las circunstancias particulares de cada caso, que podrán llegar hasta la remoción por cesantía del funcionario infractor.-

Sin perjuicio de lo establecido, en caso de tres infracciones, continuas o no, el funcionario, en lugar de hacer constar su asistencia por medio de la planilla correspondiente, deberá hacerlo con la tarjeta y el reloj de registro de la hora.-

9º.- Tratándose del horario matutino, la planilla de asistencia se firmará tanto al ingreso como al egreso del funcionario, en el primer caso con una tolerancia de treinta minutos.

10º.- La presente Acordada entrará a regir a partir del 1º de julio del cte. año.-

Fdo: Dres. Oscar Agustín Galíndez, Presidente del Superior Tribunal de Justicia, Sergio Eduardo Valdecantos, Héctor Fernando Arnedo, Raúl Octavio Noceti, Héctor Eduardo Tizón, Jueces del Superior Tribunal de Justicia, Dr. José Manuel del Campo Fiscal General. Ante mí: Dra. Aída Elena Dajer, Secretaria del Superior Tribunal de Justicia.